Chile       Guide  |   Interviews |  Videos |  Partners   |   Picture


Name: Pedro Bustos Valdivia

Sector: Agriculture

Position: Director Nacional

Place Interview: Santiago de Chile

Company: Instituto de Investigaciones Agropecuarias

Date: 2011-10-07

Nos gustaría comenzar la entrevista con un breve resumen del cometido y objetivos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) dentro del sector agrícola chileno

El INIA es una institución cuya misión está dirigida a la investigación silvoagropecuaria y a la transferencia de conocimientos al sector productivo, todo ello inserto en el plan del país de transformar a Chile en Potencia Alimentaria. Por lo tanto, tenemos un rol muy importante que hacer en el sentido de ayudar a todos los actores de la cadena productiva: desde la producción de insumos como la semilla, la profesionalización del productor, el desarrollo tecnológico en el campo, la innovación de procesos productivos en la industria, responder a las exigencias de calidad en el proceso de productivo y de exportación y finalmente en el consumo. En resumen: nuestra preocupación es va desde el predio al plato. Debemos tener presencia en toda la cadena, analizando las brechas tecnológicas y proponiendo soluciones para generar los saltos cuantitativos y cualitativos que se necesitan para mejorar la productividad del sector agrícola.


¿Qué herramientas utilizan para mejorar la competitividad del sector agropecuario?

Existen varias herramientas. Primero, hay que tener las capacidades, los conocimientos, la inteligencia, es decir el soporte basal en I&D. Eso hace que tengamos un equipo de profesionales con un alto estándar. Todos ellos especializados a nivel de maestría, doctorado y posdoctorado, tanto en Chile como en el extranjero. 

Ellos son el alma y la fuerza de este Instituto, y el mecanismo con el que pretendemos alcanzar a nuestros objetivos. Por supuesto, ellos tienen que estar dotados  de la infraestructura física y todo tipo de recursos para realizar el trabajo que requiere el país y especialmente el sector agroalimentario.

Hacemos investigación. Desde esa perspectiva estamos abiertos a trabajar con la industria chilena y extranjera, Por ejemplo, una empresa extranjera puede operar con una tecnología muy buena en su país, entonces nosotros la captamos y validamos en Chile, y si funciona bien damos las recomendaciones técnicas para su uso.

Entonces tenemos mucho campo de acción: desarrollar, generar, validar y transferir. Todo este potencial lo ponemos al servicio de cualquier agricultor chileno o extranjero que necesite o quiera experimentar e innovar.


¿Qué pasos hay que seguir para solicitar, como agricultor, ese conocimiento que ustedes ofrecen?

Hay diversos caminos. Gran parte de los resultados y productos generados por INIA son bienes públicos, es decir están a disposición de todos los interesados, y se puede acceder a ellos a través de las distintas publicaciones y mecanismos de difusión que tenemos. Por otro lado, también generamos productos apropiables y protegidos por el INIA, que quedan a disposición  de los interesados que quieran adquirir y aplicar los conocimientos, como por ejemplo las semillas INIA, entre otros negocios tecnológicos.

El mecanismo para lograr estos productos y resultados son los proyectos de investigación y transferencia, a partir de fuentes de financiamiento público y privado. INIA ejecuta estos proyectos a través de los recursos que entrega el FIA (Fondo para la Innovación Agraria), CORFO (Corporación de Fomento para la Producción), INNOVA (Comité de Innovación de Corfo), CONICYT (Comisión Nacional para la Ciencia y Tecnología), entre otros, más las empresas privadas.

En estos concursos, nosotros desde el INIA nos integramos con las universidades, corporaciones, instituciones y empresas para investigar y aportar desde la alta ciencia al desarrollo de la agricultura nacional.


¿Cuáles son las líneas de acción que se están siguiendo desde INIA?

Las dos áreas más importantes son: primero, la investigación, donde nuestras raíces son los recursos genéticos y el mejoramiento vegetal, el desarrollo de paquetes tecnológicos, y el manejo asociado a la productividad.

Segundo, disponemos del paquete de transferencia y extensión, para lo cual tenemos los centros de transferencia tecnológicos y los grupos de transferencia tecnológica.

Estas son las estrategias con las cuales enfrentamos los principales desafíos encargados por el Ministerio de Agricultura para que muchos se apropien y adopten los bienes públicos que generamos.


¿Nos podría dar algún ejemplo concreto del beneficio de la actividad del INIA en la agricultura chilena?

Por supuesto. Actualmente el 100%  de las variedades de arroz comercializadas en país han sido generadas en el INIA. Asimismo, aproximadamente entre un 50 y 60% de las variedades de trigo y la avena son materiales generados por nuestra institución. Más del 60% de la papa que se cultiva en Chile hoy, es material genético producido por nuestros equipos de trabajo.

Tenemos una influencia muy fuerte tanto en cultivos tradicionales como en mejoramiento frutícola. En ganadería existe investigación tanto en el rubro ovino como bovino, buscando proteger el material genético animal y creando variedades nuevas. Tenemos participación en todo el rubro agrícola y en cada uno de los eslabones de la cadena de producción.

Producto de la realidad geográfica del país y su clima, la biodiversidad de plantas y animales, varía. Es por eso que el INIA está disperso en todo Chile a través de nuestros Centros de Investigación, desde Arica hasta Punta Arenas, para detectar las necesidades locales de cada territorio y dar respuestas concretas a realidades geográficas determinadas.


¿De qué presupuesto dispone INIA para la investigación agropecuaria?

Nosotros tenemos un presupuesto producto de la transferencia desde el Ministerio de Agricultura de aproximadamente doce mil millones de pesos. Por otro lado, apalancamos una cantidad similar de recursos a través de los fondos concursables mencionados anteriormente. También obtenemos ingresos de la producción de nuestros campos de investigación. En suma, en INIA contamos con -aproximadamente -treinta mil millones de pesos para realizar su labor. La provisión para el año que viene es que se mantenga la misma cifra y se aumente, para el bien de la agricultura y del país.


Ethiopian Airlines
www.winne.com www.nomadplaza.com www.ebizyou.com www.ebizafricareview.com